domingo, 7 de diciembre de 2008

EL LUMPEN PIERDE SU TIMIDEZ HISTÓRICA


El robo de coches pasó de moda. A sabiendas que sólamente la expropiación sin compensaciones de la totalidad del mundo les devolverá la vida, el lumpen comienza a apuntar más alto en sus pequeños y divertidos hurtos. En esta fotografía enviada por Chema, puede verse claramente como alguién enganchó al remolque de su camión el monasterio de El Escorial con la intención de llevárselo. Se desconoce el paradero actuál del monasterio, si se trata de un objeto cuyo valor supere los 300 euros (y por tanto si, a efectos legales, este hurto podría considerarse robo) y si alguien realmente lo hecha en falta.