viernes, 10 de julio de 2009

FRÁGIL.


Volar es como estar en el centro del mundo. Si lo tocas, aunque sea con el aleteo de mariposa de un pensamiento, se cierra de golpe. Y caes, de nuevo, al margen, al recuerdo, a la palabra, a la realidad en diferido.